Blizzard promete deleitar a los seguidores de la franquicia con esa memorable batalla final que esperan desde hace tantos años. Nuevas unidades de combate, retoques en su base jugable y, ante todo, una gran historia de fondo son solo algunos de los grandes atractivos de Legacy of the Void. ¡Por Aiur!


Todo viaje tiene un final y el de Starcraft 2 viene precedido por el estreno de Legacy of the Void. La última entrega de una trilogía que nos ha hecho vibrar de emoción durante los últimos cinco años gracias a la épica de sus batallas y lo apasionante de su argumento. nosotros como tantos otros aficionados a este universo de ciencia ficción, estamos expectantes ante el que bien podría ser uno de los grandes juegos de 2015 (o del año en el que se lance) y, sobre todo, el gran broche de oro a una de las sagas de estrategia en tiempo real más influyentes de la historia del videojuego. Y no hay razón para pensar lo contrario tras disfrutar largo y tendido de su fase de pruebas beta, que ya nos deja intuir cambios más que interesantes en su base jugable.

Especialmente en lo que se refiere a la gestión de los recursos, pues uno de los objetivos prioritarios de Blizzard es que no tengamos miedo a expandir nuestra base; que salgamos ahí fuera en busca de mineral y gas vespeno casi desde el primer minuto para incrementar rápidamente la producción de nuevas unidades, mejoras y demás. ¿Qué ocurre? Pues lo que están pensando. El enemigo, con las mismas intenciones, buscará también sus propias materias primas, así que el conflicto está garantizado. ¡Y nos encanta!, pues al final en vez de limitar los encuentros a un par de choques entre grandes ejércitos, las pugnas por el mineral se multiplicarán de forma constante logrando que las partidas sean en general mucho más activas de principio a fin.

Se acabaron, o esa es la idea, esos encuentros en los que los dos bandos se mantienen lejos de la contienda, en una esquina del mapa, recolectando recursos y fortificando sus posiciones hasta la batalla final. Incluso el mayor número de recolectores con el que contaremos de inicio busca, precisamente, acabar con esos primeros minutos de juego mecánicos que siempre han definido a Starcraft. Recolecta, construye y adiestra tropas… pero a la vez expande tus dominios; busca sorprender al rival con nuevas estrategias de combate.

Susurros del Olvido

Al frente de la Gran Armada Protoss, Legacy of the Void también promete brindarnos grandes alegrías en lo argumental, con un capítulo más oscuro y apocalíptico que nos enfrentará, por fin, al temible Amon; ese ser aterrador que amenaza con destruir toda la galaxia si no hacemos algo para evitarlo. Y ahí entra en juego el siempre enigmático Zeratul, que durante todo este tiempo ha luchado por dar respuesta a la oscura profecía Xel’Naga, y especialmente el Jerarca Artanis, que se encargará de hacer frente a este mal ancestral con una flota imponente flota de naves Protoss.

¿Novedades? Ya se pueden imaginar

Todas las facciones estrenarán nuevas unidades de combate mientras las ya existentes incorporan nuevas habilidades. Dar con un equilibrio de poder perfecto entre todas ellas será, una vez más, un reto para Blizzard.

De entrada nuevas unidades de combate para las tres facciones disponible, incluyendo tropas tan atractivas como el Asolador de los Zerg o el tanque Ciclón de los Terran, que con su particular forma de pelear darán pie a que experimentemos con nuevas tácticas de combate. En la misma línea se presentan las Adeptas de los Protoss, que Blizzard espera convertir en una de las fuerzas de ataque principal de esta facción, diferenciándolas de los Acechadores con los que comparten ciertas similitudes. También las tropas ya conocidas incorporarán en muchos casos nuevas habilidades, que nos obligarán a modificar las viejas estrategias de combate.

Por ejemplo, los Gestadores Zerg abandonan su condición de unidad de asedio en favor de un rol más activo en las batallas, ahora como unidad móvil de acoso capaz de engendrar langostas sin necesidad de estar bajo tierra. Y en la misma línea se mueve el resto de cambios, siempre potenciando este nuevo estilo de juego más directo, en el que el acoso al contrario se va a convertir en una constante. ¿Cómo equilibrar el poder de estas unidades? Como siempre esta será una de las tareas más duras a las que tendrá que hacer frente Blizzard, pero sabedores de ello, no han dudado ni un poco en establecer un período de pruebas beta más extenso de lo habitual para, con las opiniones de los usuarios, alcanzar este objetivo.

 

«Uno de los objetivos de Blizzard en esta expansión es que no tengamos miedo a expandir nuestra base… ni el enemigo tampoco»

También el diseño de misiones para la campaña principal promete mejorar sustancialmente, con nuevas mecánicas de juego que nos invitarán a probar nuevas estrategias de combate en condiciones de batalla de lo más variadas. Ya en las tres misiones del prólogo Susurros del Olvido, al que tienen acceso aquellos que han reservado Legacy of the Void, se nos plantean algunos de estos retos, como la necesidad de evadir regularmente oleadas Zerg, o la imposibilidad de obtener gas vespeno por medios habituales

En la línea de lo visto en las campañas de los Terran y Zerg, esta expansión de Starcraft II nos ofrecerá gran libertad de acción a la hora de escoger el tipo de unidades que comandamos y las mejoras que aplicamos en ellas. En este caso, a bordo de la Lanza de Adun nos relacionaremos con otros líderes de la raza Protoss mientras investigamos nuevas tecnologías, mejoramos la propia nave y equipamos a las tropas con armas y objetos ancestrales de gran poder. Desde Blizzard prometen que habrá grandes opciones de personalización para que sea el propio jugador quien de vida a su ejército. Y no podemos negar que nos morimos de ganas por explorar a fondo esta civilización de guerreros caídos en desgracia.

 

¿Quieren más?

El multijugador, para muchos el gran fuerte de Starcraft II, también incorporará interesantes novedades como el nuevo Modo Arconte, que permitirá que dos jugadores compartan el control de una misma base en su lucha contra dos ejércitos rivales; o el atractivo modo Comandantes Aliados, que se plantea como una suerte de campaña multijugador dinámica en la que guiaremos los pasos de un comandante, el que nosotros escojamos, que mejorará su poder conforme superemos las misiones que se nos encomiendan en compañía de otro jugador y su propio ejército.

Ya lo decíamos al inicio de estas impresiones. El gran viaje que iniciamos hace ya cinco años, con ese atormentado Jim Raynor tras los pasos de su amada Kerrigan, está a punto de alcanzar su final. Y aunque nos entristece decir adiós a Starcraft 2, parece claro que la saga se despedirá con ese gran videojuego que merece.

Esperamos tus comentarios en el hilo del Foro haciendo click en este LINK

Comentarios

Posted by Skynet

Miembro co-fundador de la comunidad LPSJ y antiguo miembro competitivo [QuaD]